COMPARTIR

Artículos de Salud

Mitos y realidades de la lactancia: ¡no creas todo lo que te dicen!

31  Julio  2019

Dra. Sara Ortega.  Especialista en Pediatría.

En torno a la lactancia se dicen muchas cosas: conocemos mucha información acerca de sus beneficios, sin embargo, aún se difunden también mitos que pueden obstaculizarla. Aquí presentamos algunos de los más comunes, y te decimos cuál es la realidad.

Mito #1: la lactancia es dolorosa.

Los primeros días puede resultar un poco molesto adaptarte a este proceso, pero una vez que domines la correcta colocación del bebé en tu pecho, no debe existir dolor. Si el dolor no desaparece, aparece súbitamente después de no haberlo tenido, o tus pezones están lastimados, corrige el agarre o busca a una asesora de lactancia para resolver la situación.

Mito #2: no tengo suficiente leche.

Tu cuerpo es perfectamente capaz de producir la cantidad de leche que tu bebé necesita. Mientras respetes la libre demanda de tu bebé, sin rigidez de horarios y extrayendo toda la leche que produces, tendrás lo suficiente. Tú no puedes realmente ver la cantidad total de leche que produces ya que un sacaleches no la reflejará: la succión del bebé es perfecta para producir y extraer lo que necesita.

Mito #3: si me resfrío no puedo seguir amamantando.

La mayoría de las enfermedades pasajeras como resfriados o infecciones de fácil curación no deben ser impedimento para continuar con la lactancia. Son mínimos los casos cuando enfermedad interrumpe la lactancia, y por lo general es en casos de padecimientos serios como el cáncer, tuberculosis o problemas cardíacos. Incluso puedes consumir medicamentos y revisar la compatibilidad con la lactancia a través de la página web www.e-lactancia.org

Mito #4: después de los seis meses la leche materna es agua.

La leche materna contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita y se han demostrado sus beneficios cuando se administra por los primeros 2 años, siendo los primeros 6 meses el único alimento que necesitan. La leche materna es tan maravillosa que se adapta a las diferentes etapas de crecimiento del bebé, ajustando los nutrientes a sus necesidades. No necesita consumir agua adicional, tu leche lo hidrata.

Mito #5: si lo amamanto mucho tiempo el bebé será muy dependiente de mí.

La lactancia cumple muchas funciones; además de nutrir, es consuelo y da seguridad. Durante los primeros años de un niño, su desarrollo emocional requiere el desarrollo de confianza, de la misma forma como desarrollan el lenguaje. Recuerda que los primeros meses tú eres el mundo de tu bebé. Es normal que te busque con frecuencia, y que quiera estar mucho tiempo cerca de ti, pero no se debe a que lo amamantes, sino al proceso natural de desarrollo de un bebé.

Mito #6: no puedo amamantar porque voy a regresar al trabajo.

Existen muchos casos de éxito de mamás que continúan su etapa de lactancia con éxito mientras trabajan. Esto requiere de mucha organización para extraerte con horarios, pero vale la pena: verás los beneficios reflejados en tu salud y la de tu bebé.

Una asesora de lactancia siempre será un excelente acompañamiento en esta etapa de tu vida, sobre todo si eres mamá por primera vez. En tus manos está darle a tu hijo uno de los mejores regalos de vida que podrás hacerle ¡infórmate y disfruta la lactancia con tu bebé!

BUSCA TU ESPECIALISTA