COMPARTIR

Artículos de Salud

El corazón: una batería 24/7

30  Agosto  2018

Dr. Eduardo de Obeso González.  Especialista en Cardiología.

El corazón nos mantiene vivos. Día y noche sin parar bombea sangre a todo nuestro organismo, haciendo llegar oxígeno y nutrientes a todos nuestros sistemas.Con esto presente, deberíamos cuidarlo de manera muy especial, pero la realidad es que cada año miles de personas son diagnosticadas con padecimientos cardíacos que afectan su calidad de vida.

Las enfermedades cardíacas no son exclusivas de los adultos mayores. También existen problemas cardíacos congénitos, o que se desarrollan en adultos menores de 60 años. Por lo general los problemas de corazón acarrean consecuencias en vasos sanguíneos a lo largo de todo el organismo. A estos padecimientos se les conoce como enfermedades cardiovasculares.

¿Cuáles son las enfermedades cardiovasculares más comunes?

Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. Algunas de ellas son:

  • La cardiopatía coronaria: afecta los vasos sanguíneos que irrigan el músculo cardíaco.
  • Las enfermedades cerebrovasculares: son padecimientos de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro.
  • Las arteriopatías periféricas: enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan los miembros superiores e inferiores.
  • La cardiopatía reumática: consiste en lesiones del músculo cardíaco y de las válvulas cardíacas debidas a la fiebre reumática, una enfermedad causada por bacterias dañinas conocidas como estreptococos .
  • Las cardiopatías congénitas: son malformaciones del corazón presentes desde el nacimiento, que interfieren con el bombeo o circulación adecuada de la sangre.
  • Las trombosis venosas en las piernas: ocurren en las venas de estas extremidades, y se corre el riesgo de que puedan desprenderse trombos (émbolos) y alojarse en los vasos del corazón y los pulmones, ocasionando embolias e infartos.

Los ataques al corazón y los accidentes vasculares cerebrales suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan estos órganos, aunque también pueden deberse a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre.

¡Tú puedes prevenir!

Aunque el factor hereditario puede jugar un papel muy importante a la hora de desarrollar problemas cardíacos, existen muchos factores de riesgo que está en nuestras manos controlar. Algunos de ellos son:

  • Evita el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.
  • Cuida tu alimentación y mantén un peso saludable.
  • Revisa de manera regular tu presión arterial para prevenir, o en todo caso, detectar oportunamente, la hipertensión arterial.
  • Realízate anualmente exámenes de sangre que te permitan saber si pudieras tener diabetes o triglicéridos elevados.
  • Come poca sal.
  • Haz ejercicio regularmente.

En caso de que tengas alguna enfermedad que pueda afectar a tu corazón, puede ser necesario un tratamiento farmacológico para la diabetes, la hipertensión o la hiperlipidemia, con el fin de reducir el riesgo cardiovascular y prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Contacto
Cardiología
Teléfono: (81) 8348.3185

 

BUSCA TU ESPECIALISTA