COMPARTIR

Artículos de Salud

Acabemos con la confusión acerca del cáncer de mama y la detección temprana con mamografía

17  Octubre  2018

Dra. Daly Avendaño.  Especialista en Imagen de Mama.

El cáncer de mama es un problema de salud mundial, con alta incidencia en mujeres en etapas productivas (40-65 años). En México, sigue siendo la primera causa de muerte en mujeres de este grupo de edad. La detección temprana es la primera herramienta para buscar disminuir la mortalidad por esta causa, y mejorar el pronóstico y sobrevida con tratamientos cada vez menos agresivos.

Hoy en día la medicina preventiva, la precisión diagnóstica (que incluye los avances teconológicos), y la medicina personalizada (individualizada) son piedras angulares para la práctica médica, y es importante hablar acerca del momento y la frecuencia con la que una mujer debe realizarse un estudio de detección temprana con mamografía. Necesitamos tener información precisa, que pueda platicarse con nuestros médicos, para tomar decisiones bien informadas. Un retardo u omision de la mamografía puede llevar a un diagnóstico tardío, complicando así el pronóstico de la paciente.

Existen diferentes formas para detectar el cáncer de mama: exploración clinica, ultrasonido, mamografía, resonancia magnetica. Sin embargo, la mamografía es el único estudio de escrutinio que ha demostrado reducir la mortalidad por cáncer de mama hasta en un 30-50% debido a su precisión diagnóstica.

Aunque el cáncer de mama puede darse en hombres, definitivamente es más frecuente entre las mujeres. Los factores de riesgo para padecer la enfermedad incluyen , además de la cuestión de género (ser mujer), la edad (a mayor edad mayor riesgo), la historia familiar, y en algunos casos, el riesgo genético. La mayoría de las sociedades de salud a nivel internacional recomiendan que a partir de los 40 años, una mujer con riesgo promedio debe iniciar con una rutina anual de chequeo mediante mamografía, con el fin de identificar cualquier cambio o anormalidad en la mama años antes de que este sea palpable o sintomático.

El daño que puede ocasionar el escrutinio mamográfico es mínimo y despreciable en comparación con las muertes a causa del cáncer de mama. Por cada mil mujeres estudiadas con mamografía, cien necesitarán estudios adicionales, por ejemplo, proyecciones magnificadas, tomosíntesis 3D o ultrasonido. De estas cien pacientes, 81 resultarán con estudios adicionales completamente negativos, o serán citadas a un seguimiento a corto plazo en seis meses (por ejemplo, aquellas con 98 ó 99 por ciento de benignidad). En el resto se recomendará una biopsia percutánea, procedimiento mínimamente invasivo que permite, si es el caso, establecer un diagnóstico de cáncer de mama.

En la experiencia cotidiana con pacientes, existen casos donde se ha detectado el cáncer de mama muy tempranamente, cuando se sabe que el tratamiento es más efectivo. Algunas pacientes superan la enfermedad gracias a que siguieron las recomendaciones previamente mencionadas (detección oportuna con el escrutinio mamografico). En otros casos, una mamografía puede revelar estadios más avanzados de la enfermedad. Por lo general esto sucede con pacientes que no tienen el hábito de checarse anualmente, y son situaciones muy difíciles de tratar.

Es importante acercarnos a nuestro médico de confianza, y aclarar cualquier duda que pueda interferir con el diagnóstico temprano. Queremos salvar vidas a través de la detección oportuna. 

Contacto
Imagen diagnóstica de mama
Teléfono:  8040.6133

BUSCA TU ESPECIALISTA