COMPARTIR

Artículos de Salud

¿Sigues en la alberca? ¡ojo con tus pequeños!

20  Agosto  2019

Dra. Sandra Paniagua.  Especialista en Pediatría.

Aunque el regreso a clases está a la vuelta de la esquina, muchas familias siguen de vacaciones. Además, si tus hijos aún no van a la escuela, es posible que aproveches la última parte del verano para salir de viaje. A continuación te hablaremos de algunas situaciones comunes que preocupan a los papás con hijos pequeños en verano, donde el agua del mar y la alberca son protagonistas.

¿Son recomendables los pañales de agua?

Sí. Las diferencias entre los pañales comunes y los diseñados especialmente para alberca son varias:

  • Los pañales para uso en agua son un poco más ajustados para prevenir que, en caso de que tu pequeño tenga un “accidente” en el agua, su evacuación no salga por los costados del pañal.
  • Revisa de manera regular a tu hijo para cambiar el pañal si es necesario. Las heces pueden contaminar el agua de la alberca mucho más que la orina. Haz todo lo posible por evitarlo.
  • Los pañales para agua son menos absorbentes con los líquidos, así que no se “inflan” y son mucho más ligeros que los pañales comunes.
  • Son más fáciles de quitar y poner.
  • Si tu hijo tiene o ha tenido diarrea recientemente, evita que entre a la alberca o juegos acuáticos.

¿Puedo evitar que se le irriten los ojos?

La mejor recomendación es que usen gogles mientras están en el agua. De cualquier manera, al salir de la alberca asegúrate de enjuagar bien los ojos de tu hijo con una solución especial, pregunta a tu pediatra cuál te recomienda.

¿Cómo evito las infecciones en los oídos?

Al salir del agua asegúrate de secar el oído externo de tu hijo con una toalla. Para reforzar, puedes colocar la secadora de pelo en velocidad baja, a unos treinta centímetros de su oído, y secar durante unos minutos suavemente.

¿Debo preocuparme si toman agua de la alberca o el mar?

El agua de mar, debido al contenido de sal, tiende a deshidratar a quien la bebe. Es naturalmente desagradable al gusto, así que una cantidad pequeña no causa daño.

En cuanto al agua de las albercas, el principal riesgo es la contaminación por bacterias. Es importante verificar que el lugar a donde acudas se limpie de manera adecuada. Aunque un trago de agua de alberca no debe afectar la salud de una persona sana, recuerda a tus hijos que eviten beberla.

¿Se puede nadar después de comer?

Un refrigerio ligero no es impedimento para entrar a la alberca, principalmente en los niños pequeños, ya que por lo general solamente chapotean. Sin embargo, es mejor evitar el agua después de una comida copiosa que hace sentir pesadez o mucho sueño. Esto podría resultar incómodo, y provocar incluso vómito.

¿Los “flotis” y salvavidas son 100% seguros?

No. Los flotis se pueden deslizar al nivel de muñeca del niño, y entonces podría quedar sumergido, con sólo las manos arriba del nivel del agua. En el caso de los salvavidas, los niños se pueden salir del mismo, o éste se puede voltear. La recomendación es nunca dejar de ver a los niños en una alberca, aunque sepan nadar.

Con estas sencillas medidas de prevención puedes cuidar la salud y el bienestar de tus hijos en el agua, así que síguelas y ¡a divertirse!

Contacto:
Centro Médico Hospital San José
Teléfono: (81) 8347.1010

BUSCA TU ESPECIALISTA