COMPARTIR

Artículos de Salud

¿Quieres prevenir enfermedades? ¡lava tus manos!

02  Mayo  2019

Dr. César Adrián Martínez Longoria.  Especialista en Infectología Pediátrica.

El lavado de manos es una medida muy sencilla, económica, y con frecuencia subestimada, de mantener alejados de nuestro organismo a virus y bacterias. Agua y jabón son muy efectivos para frenar enfermedades que pueden ser graves.

Lavado de manos de rutina: antes de comer y después de ir al baño

El hábito de lavar las manos debería estar arraigado en cada persona, particularmente antes de preparar y tomar alimentos, y después de ir al baño o cambiar el pañal a un bebé.

Es muy importante hacer de este hábito parte de la rutina familiar, y que todos en casa comprendan la importancia de hacerlo cotidiano, aún y cuando las manos no estén evidentemente sucias. Muchas enfermedades gastrointestinales, por ejemplo, diarrea, tifoidea, e incluso cólera, podrían evitarse con esta medida de higiene, ya que, si tocamos alimentos con las manos sucias, éstos se convierten en el medio por el cual ingresan a nuestro organismo virus y bacterias.

Las enfermedades respiratorias, como la influenza e incluso la neumonía, también pueden transmitirse entre personas por contacto de mano a mano, algo que hacemos de forma tan común que no pensamos que podría enfermarnos. Algunas enfermedades de los ojos también pueden evitarse si lavamos nuestras manos con frecuencia.

¿Es suficiente lavar mis manos con agua?

Utilizar solamente agua no es suficiente para eliminar gérmenes que pueden enfermarnos. Cuando usamos jabón, éste descompone la grasa y suciedad que existe en nuestras manos, y al enjuagarnos, junto con ellas se van los microbios que pudiéramos tener. Para asegurar que tus manos queden efectivamente limpias al lavarlas, te recomendamos:

1. Mojar bien con agua tus manos.

2. Enjabonarlas asegurándote de que llegues a toda la mano, entre los dedos, y debajo de las uñas.

3. Frótalas de cuarenta a sesenta segundos.

4. Enjuaga bien.

5. Seca al aire, o con un paño limpio.

Si visitas a una persona enferma, asegúrate también de lavar tus manos antes de estar con ella y al salir, para evitar que puedas ponerla en contacto con algo que complique su situación, como para evitar que tú lleves a tu entorno algún virus o bacteria que pueda enfermar a ti mismo o a alguien más.

El lavado de manos puede prevenir problemas de salud graves y sus consecuencias. Procura este hábito varias veces al día, y haz que tu familia lo adopte también. Tu salud te lo agradecerá.

Contacto
Infectología Pediátrica
Teléfono: (81) 8346.2102/ 08

BUSCA TU ESPECIALISTA